La vitamina C, con propiedades procolagénicas y desintoxicantes, es el verdadero ingrediente de la juventud. Una de sus funciones principales es ayudar a sintetizar el colágeno y la elastina, proteínas esenciales para la cohesión, la elasticidad y la regeneración de los tejidos cutáneos. También es un potente antioxidante: permite a las células luchar contra los radicales libres, responsables en gran medida del envejecimiento cutáneo. Con  la vitamina C pura, que se encuentra en un 5%, aporta un equilibrio perfecto entre eficacia y tolerancia para proporcionar una respuesta especialmente adaptada a las necesidades Anti-edad de las pieles sensibles.