Ejercicio anti-edad para quitar años   Expertos en fisiología del ejercicio consideran cuatro pilares fundamentales para poder detener el ritmo biológico y así verte y sentirte más joven. Descubrieron en una investigación con 2400 gemelos, que el ejercicio impacta positivamente al interior del ADN humano, viendo que aquellos que practicaban regularmente actividad física, molecularmente eran más jóvenes.   Específicamente encontraron que aquellos que practicaban 30 minutos de ejercicio al día poseían una región del ADN mucho más larga, que se veían 10 años más joven con respecto a los que sólo hacían 16 minutos de ejercicio a la semana.

Las cuatro piedras angulares del ejercicio anti-edad son:

  • Este puede ser caminar, correr, nadar, remar, esquiar, pedalear, patinar, saltar. La actividad aeróbica disminuye el colesterol y aumenta la eficiencia cardíaca. 30 minutos de ejercicio al día de moderada intensidad son suficientes para cumplir con este programa.
  • Ejercicio intervalado El cerebro se beneficia con un aumento del flujo sanguíneo y de oxígeno. Esto se logra con ejercicio de mayor intensidad que el moderado. Puedes realizar esta práctica dos veces por semana en sesiones de 45 minutos de ejercicio moderado, intercaladas por un minuto de ejercicio a más velocidad cada tres minutos hasta finalizar el tiempo total.
  • Actúa sobre el sistema muscular, aumentando el volumen de la fibra y de , manteniéndote tonificado y en buena forma corporal. Dos veces por semana de ejercicios de fuerza general haciendo 2 o 3 series de entre 8 a 15 repeticiones mantienen el sistema muscular en buen estado.
  • Yoga   Para disminuir los niveles de ansiedad y estrés. Cuatro veces por semana en sesiones de 30 minutos protege contra los radicales libres destructores de la elasticidad de la piel. Asimismo es el único ejercicio que entrena la respiración, fundamental para oxigenar los tejidos a nivel molecular.
  • El ejercicio físico produce modificaciones en el organismo como respuesta adaptativa al estímulo recibido.   Así es como disminuye el nivel de colesterol, aumenta el consumo de oxígeno, mejora la capilarización, oxigena el cerebro y vuelve más eficaz el sistema metabólico de los músculos.   Por otro lado, el ejercicio, aumenta la fuerza y la flexibilidad, fortalece la masa ósea, mejora el equilibrio, la postura y permite la aparición de nuevas conexiones nerviosas, por lo que literalmente el cerebro se sigue desarrollando.   el ejercicio es más que una acción motora ejecutada mecánicamente.   Cuando te ejercitas pones en juego no sólo tu cuerpo, sino también tú historia personal, tu capacidad de pensamiento y tus emociones.   por tanto,los que más te pueden beneficiar en todos los aspectos son aquellos que tienen en cuenta el cuerpo, la mente, la respiración y hasta la percepción personal de aquél que lo practica.