La receta es una sola: Hacer las paces contigo mismo, disminuir la expectativa, y entender que la felicidad no es tener… Es Ser.