Un sabio dijo:

«No abuses de la paciencia de las personas buenas. Son personas que pueden perdonarte cientos de veces, pero también son aquellas que cuando deciden irse no vuelven hacia atrás.»